Porque tener pulgas era demasiado mainstream…

Porque tener pulgas era demasiado mainstream…