- Mira Pedro, una piedra preciosa!

+ Paco, es un cacho de ladrillo…

- ¡AY, pero a mí me gusta!