Hombres, recuerden que las mujeres son como los condones, pasan más tiempo en su billetera que en su pene.
—