La Iglesia y sus macabros fetichismos…

La Iglesia y sus macabros fetichismos…