La religión es como el pene, está bien tener uno, y estar orgulloso de él, pero no está bien tratar de meterselo a la fuerza a los demás.
—