José María Gay, el economista “indignado”

Solo por tener ese apellido ya se ha ganado el cielo…