Lo peor de creerte especial es que más dura será la caída a la realidad.

Lo peor de creerte especial es que más dura será la caída a la realidad.