Monólogo: Joaquín Reyes - el campo