Porque “conducir” es la primera razón para coger la moto.

El resto es secundario, y más si es por estas carreteras…