El que tuvo retuvo…

Casi como tener un tigre en casa