Pesadillas para los seguros, sueños húmedos para los abogados.