Un segundo antes de la desgracia.