La pregunta más importante del siglo…

¿Pueden nadar los perezosos?.

La respuesta es… lenta.