Ese momento en el que te das cuenta de que nadie te está haciendo ni puto caso.