Convence a alguien de que te sujete unos altavoces inalámbricos y…

¡BAILA!