Una boda rusa cualquiera…