¡Paren el partido!, es hora de acariciar perritos.