- Doctor, el hijo de ese hombre ha muerto… dígaselo con delicadeza.
- Vale, a ver, que levante la mano quien tenga hijos. No, usted bájela.
— 
Ou yeah!