Creo que Salem quiere decirme algo…

Mientras aquí por el norte la Navidad nos regala temperaturas cercanas a los 0º, uno de vosotros está en Miami visitando Fino desde una terraza con vistas al mar… maldito Fernando