El estéreo contradictorio del siglo 21.

El estéreo contradictorio del siglo 21.