Todo tiene un precio.
Ya que nos hemos quitado la careta, ¿qué tal vender la libertad condicional al módico precio de 200mil euros?, todo sea por reducir el déficit.

Todo tiene un precio.

Ya que nos hemos quitado la careta, ¿qué tal vender la libertad condicional al módico precio de 200mil euros?, todo sea por reducir el déficit.