El único momento en el que a alguien le hace feliz desangrarse.

El único momento en el que a alguien le hace feliz desangrarse.