Experimento de Asch.

Todos pensaréis lo mismo “yo no lo haría”, pero el experimento se ha repetido muchas veces y los resultados hablan por sí solos.