Quizás la mayor verdad verdadera que he publicado nunca.