¿Romanticismo espontáneo o robo furtivo?