Moralistas, no os alertéis, él mismo es el primero que bromea con su extraordinaria condición.

Moralistas, no os alertéis, él mismo es el primero que bromea con su extraordinaria condición.