Anuncio dirigido por Stanley Kubrick

La calidad técnica y el derroche interpretativo es apabullante.