- Te apuesto 50 euros a que no eres capaz de decirme algo que pueda alegrarme y entristecerme al mismo tiempo.

A lo que ella responde:

- De tu grupo de amigos, el que la tiene más larga eres tú.