Si nunca te cagaste al intentar tirarte el mayor pedo de la historia, no tuviste infancia
— 
Y esto es así.