Las verdaderas campeonas.

Atención, vídeo lacrimógeno.