El Rey admite sus errores.