Y así se esconden la mozas en el País Vasco durante el invierno para que no las veamos.