Por qué no debes comprar el regalo en los chinos

Nana-nana, Tata-tata, “sonidos ovejeros”.