Unos padres bastante cabroncetes…